EL ‘HEADRENTING’ NACIÓ EN EE UU Y ESTÁ CONQUISTANDO EUROPA.

La contratación temporal, por proyectos o incluso por horas, también ha llegado al mundo de la alta dirección. Se ha bautizado como headrenting, un juego de palabras entre headhunting (cazatalentos) y renting (alquiler). Los clientes potenciales de los directivos de alquiler son generalmente pequeñas y medianas empresas. Suelen tener una facturación de entre cuatro y 40 millones de euros. Y necesidades muy concretas. El perfil del directivo mercenario varía mucho. El grupo Reimatel recibe anualmente más de 2.000 solicitudes de profesionales que quieren apuntarse a su bolsa de trabajo. “Suelen tener entre 45 y 55 años y mucha experiencia en alta dirección. Están en ese momento en el que atesoran mucha sabiduría y todavía tienen energía para implicarse de lleno en proyectos”, explica el socio director de la firma.

0 Comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.