FORMACIÓN PROGRAMADA POST-COVID

La formación programada para las empresas, más conocida como formación bonificada o “los cursos de la Tripartita”, ha ido cambiando y evolucionando con el paso de los años.

Al principio teníamos la opción de formar a nuestros trabajadores presencialmente o a distancia. A distancia era que mandaban un libro al alumno y unos exámenes. Este hacía todo por su cuenta y podía resolver dudas por teléfono o por carta o email. Hace ya más de 4 años esta modalidad desaparece dentro de las opciones de formación bonificada, dando paso a los cursos de teleformación. Cada vez son más las funcionalidades de los cursos online, con plataformas en continua evolución donde se introduce, además del contenido en formato texto e imagen, vídeos, test interactivos, gamificación y herramientas para la interacción entre alumno y tutor y entre los propios alumnos. Esto supone un gran avance a nivel formativo y supone una mejora en la forma de impartir los contenidos comparando con la formación a distancia.

Hasta hace apenas 4 meses no había cambiado nada en la formación bonificada. Seguíamos con 2 opciones, o me formo presencialmente (en centros de formación o in-company)  o me formo en un curso de teleformación. Cada uno con sus ventajas e inconvenientes. En la presencial la interacción es más amplia, el profesor adapta el contenido a cada grupo y “siente” como van evolucionando los alumnos además permitir la práctica. En la teleformación permite hacer cursos desde un único alumno,  tener un gran catálogo de cursos,  que cada alumno acceda a la formación en el momento que más le convenga sin cumplir con horarios estrictos.

Pero los tiempos cambian y la formación bonificada no cambiaba…

Y de repente llega el dichoso “COVID” y trastoca todo, ha hecho vibrar los cimientos de toda la sociedad en todos los aspectos, y esto incluye la formación. Las administraciones se han visto obligadas a hacer cambios que se pedían hace años en apenas 1 mes. Les ha costado, ¡pero lo han hecho! Dan paso a la formación por aula virtual.

Nuestros hijos han dado clases en aula virtual, las reuniones se hacían por videoconferencia, hablábamos con nuestros amigos por videollamada y, por fin, hacemos nuestras clases en un entorno virtual. Igual de conectados, una formación síncrona, donde profesor y alumnos se conectan a la vez y se da una clase con materiales didácticos, con pizarra digital y con interacción de los alumnos, pero sin estar físicamente juntos.

El SEPE saca una nueva normativa donde permite la formación por aula virtual y la equipara a la formación presencial, y con ello abre un montón de posibilidades.

¿Si tengo trabajadores en varias zonas? Se conecta cada uno desde su lugar de trabajo o desde su casa

¿Si el centro de formación está lejos del trabajo y necesito mucho tiempo de desplazamiento? Ahora tengo el centro de formación en mi móvil, Tablet o PC

¿Si quiero hacer una formación con un experto que vive a cientos de Kilómetros? Ahora tengo la opción de optar por los mejores formadores de España o del mundo entero

¿A qué es increíble? Pues ya lo tenemos aquí.

Pero para mí, apasionada de la formación, del reciclaje y de aprender continuamente, lo importante no es cómo me formo, sino seguir formándome.

Tu eliges para ti o tus trabajadores que te interesa más, si presencial, teleformación o aula virtual, pero no dejes nunca de aprender.

Elvira Rodríguez

Responsable del departamento de formación en Palomo Consultors.

0 Comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.