PLAN DE FORMACIÓN PARA TUS EMPLEADOS

En tiempos de constante cambio, de teletrabajo y transformación digital es fundamental diseñar un PLAN DE FORMACIÓN adecuado para impulsar el crecimiento de tu empresa ya que impacta directamente en la motivación de los empleados y, como resultado, en su productividad. Además es una herramienta útil para la retención de talento y la evolución empresarial.

El objetivo de un plan de formación es mejorar directamente la motivación y el desempeño de los empleados, permitiéndole alcanzar su desarrollo profesional para así poder cumplir los objetivos empresariales de forma efectiva.

Un plan formativo bien elaborado y ejecutado, genera grandes beneficios para la empresa, por eso juega un papel estratégico de gran importancia. Por un lado, promueve el aumento de productividad a un alto nivel, ya que detecta tareas obsoletas. Además, incorporando nuevos métodos de trabajo mediante la formación, es posible suprimir tareas manuales que restan dinamismo al empleado y potenciar sus capacidades profesionales. Por otro lado, mejora la imagen corporativa y de marca gracias a la incorporación de la filosofía empresarial dentro de las acciones formativas.

La digitalización ha facilitado el camino a las fuentes de formación generando diferentes dinámicas sin necesidad de la presencia física del interesado, como las clases y foros en línea, los webinars y los diferentes servicios de streaming. Permitiendo así hacer un plan de formación también para teletrabajadores, muy necesario dentro de la nueva realidad empresarial.

 

Cómo hacer un plan de formación en tu empresa para el 2021

1.     Identifica las necesidades

Para comenzar a diseñar un plan de formación, es importante analizar la situación actual del talento humano que compone a la empresa, es decir, evaluar las necesidades del personal. Un buen punto de partida es analizar las fortalezas y debilidades de cada uno de los empleados para identificar tendencias comunes.

2.     Elegir el perfil profesional a potenciar

La empresa puede generar una formación general a la que deben asistir todos los empleados, como temas de una marca, producto, software o cultura empresarial, o bien, trabajar en la elaboración de planes específicos para fortalecer las debilidades recogidas de los empleados en el análisis inicial.

Es aconsejable que la empresa ofrezca planes de formación continua a lo largo de la experiencia laboral de todos los profesionales, dedicando programas para cada sector y disciplina.

3.     Establecer objetivos para el plan de formación

Así como cualquier proyecto, uno de los primeros pasos para hacer un plan de formación para empleados es comenzar a establecer objetivos claros. Para identificarlos y redactarlos adecuadamente, es importante realizar una lluvia de ideas en base a unas preguntas claras que cobijen las necesidades formativas identificadas en la evaluación del desempeño del personal, por ejemplo.

4.     Involucrar a los trabajadores

Durante esta etapa inicial de la lluvia de ideas, es muy importante involucrar al personal realizando encuestas anónimas sobre qué les gustaría aprender. Un plan de formación siempre funcionará mejor cuando los trabajadores estén involucrados.

5.     Planifica experiencias útiles, personalizadas y atractivas

¡Ojo! Esto es muy importante, si los trabajadores no encuentran útil la formación, será muy difícil que se involucren y que se beneficien plenamente de ella, así que los resultados obtenidos no serán los deseados, al contrario. Por eso es fundamental desarrollar un plan que busque crear experiencias en las que se tengan en cuenta las necesidades formativas de los trabajadores, sus intereses y modalidades de aprendizaje efectivas y dinámicas, que involucren proyectos prácticos, motivantes e interesantes.

6.     Diseña el temario y el contenido de los cursos

Una vez hayas identificado las dinámicas preferentes y más efectivas define el plan de formación, el temario y aclara los objetivos que deben cumplirse.

Diseña el plan de formación que más se adapte a las necesidades y preferencias de tu empresa, escogiendo la metodología a seguir: clases presenciales, en línea, servicios streaming, clases magistrales, outdoor training, casos prácticos, clases semipresenciales, etc.

En este paso se debe definir también un perfil profesional dentro de la empresa, o bien, contratar un profesional educativo externo, capaz de explicar adecuadamente el contenido e impartir las clases de forma dinámica, motivante e interesante. Toda la estructura del plan de formación tiene que quedar clara para todos los participantes.

7.     Planificación y programación de la formación

En este punto es importante definir si la formación se realizará en horario laboral o no, si se hará desde las instalaciones de la empresa, en otra una sede externa o si es posible hacerla durante el teletrabajo, que sería una opción ideal vista la situación actual.

En caso de que la formación se realice dentro del horario laboral será necesario registrar las horas de formación.

8.     Evaluación de resultados

En este punto es importante resaltar que un plan de formación nunca es estático; al contrario, debe estar en constante evolución. Por eso es muy importante observar cómo los empleados interactúan con la formación, así como evaluar su efectividad dentro de las actividades laborales. De esta forma podemos evidenciar una mejora continua. Para esto es fundamental que el equipo de Recursos Humanos guíe a los responsables de los diferentes departamentos hacia la realización de un plan de seguimiento de la formación de cada empleado.

Entonces, al finalizar cada formación se debe volver a evaluar el desempeño de los trabajadores, comparando los mismos indicadores que se identificaron durante la fase previa a la fijación de objetivos junto al feedback recibido por parte de los trabajadores sobre su opinión respecto a la formación.

El objetivo de esta evaluación de resultados es comprobar en qué medida han mejorado las competencias que se buscaban potenciar a través de la formación y medir si realmente han mejorado los indicadores específicos como el desempeño, el rendimiento o la agilidad.

Una evaluación de resultados ofrece la posibilidad de detectar nuevas necesidades formativas, para así diseñar nuevos programas formativos en el futuro, porque como mencionamos anteriormente, un plan de formación está en constante evolución y depende de la empresa saber adaptarlo al contexto actual para aprovechar al máximo sus beneficios.

En Palomo Consultors somos Entidad Organizadora de la Fundación Tripartita y entidad Formadora dada de alta en el SEPE. Estamos especializados en ofrecer formación a medida de las necesidades de cada empresa para tener un personal formado, cualificado y motivado. Disponemos de profesores propios de todas las especialidades para hacer formación en nuestras instalaciones o «in company» además de acuerdos de colaboración con otras entidades para formaciones que requieren una homologación.

Estamos en Tortosa pero cubrimos todo el territorio adaptándonos a todas las necesidades. Además  disponemos de una plataforma propia de cursos on-line con más de 2.000 cursos diferentes que cuentan con el seguimiento y soporte de nuestros tutores. Nosotros nos encargamos de todo el proceso para garantizarle la mejor formación y una gestión inmejorable, totalmente adaptada a la nueva normativa vigente, para garantizar la gestión sin sorpresas.

Toda esta formación bonificada no supone coste ni para los trabajadores ni para la empresa, pues se bonifica el coste de la formación del crédito del que dispone su empresa a través de los Seguros Sociales. No dude en pedir información del crédito del que dispone y solicitar un plan formativo totalmente personalizado.

Confíe en unos profesionales con más de 49 años al servicio de cientos de empresas del territorio.

Te ayudamos con el PLAN DE FORMACIÓN DE TU EMPRESA?: https://formacion.palomo.net/

 

0 Comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.