LA IMPORTANCIA DE UN BUEN ASESORAMIENTO FISCAL PARA PYMES

Toda pyme de hoy en día, necesita un buen asesor o equipo de asesores en las distintas materias legales: laboral, fiscal, contable, mercantil, etc.

Dichas materias son todas ellas en si importantes, pero en este caso, nos centramos en el ámbito fiscal.

Un profesional (o un equipo de asesores) especializado en el ámbito tributario es imprescindible en todas las fases del ciclo de vida de un negocio. Desde su creación o nacimiento, para desgranar la mejor forma jurídica o estructura para iniciar el emprendimiento; en la fase de crecimiento, si se opta por uno orgánico (más lento pero progresivo) o por uno de mayor “velocidad” mediante fusiones, absorciones y/o adquisiciones de otras compañías (es clave un profundo y concienzudo análisis de las operaciones); en la madurez y consolidación de la empresa, navegando por distintas épocas de crisis y de bonanza en el mercado y cumpliendo con la numerosa normativa, calendario impositivo e indefensión jurídica perenne de nuestro país; y, finalmente, en el cierre o liquidación de la empresa (por las múltiples y variadas causas que pueden producirla, teniendo en cuenta las consecuencias legales de todo ello).

Una asesoría fiscal de calidad prestará un excelente servicio a una pyme que puede consistir en temáticas de vital interés e importancia capital como:

  • Permanecer actualizado en normativa fiscal y tributaria. Estudiará todas las disposiciones de aquellos organismos oficiales que puedan afectar a la marcha de tu empresa.
  • Representación en requerimientos, inspecciones y demás conflictos con Hacienda, organismos autonómicos y/o municipales para defender tus intereses.
  • PLANIFICACIÓN. Todo fiscalista adora esta palabra. Anticiparse a acontecimientos futuros es clave. Analizar posibles y distintos escenarios, que conllevan riesgos o contingencias fiscales divergentes ayuda a escoger en el proceso de toma de decisiones de rentabilidad, remuneración del socio, financiación, crecimiento, internacionalización, reestructuración, etc.

¿Cuáles son los principales beneficios de un buen asesoramiento fiscal?:

  1. Protección ante inspecciones de Hacienda (estatal o autonómicas). Te acompañará un profesional que velará por tus intereses.
  2. Ahorro impositivo. Dentro del marco legal existen métodos o estrategias para optimizar la carga impositiva de las compañías.
  3. Planificación fiscal. En distintas operaciones (reestructuración empresarial, internacionalización…) y en todos los impuestos del marco normativo. En IRPF, en IVA, en Sucesiones y donaciones, en IS, Impuestos especiales, etc. Un asesoramiento certero y preciso en subvenciones, deducciones, desgravaciones, etc puede hacer ahorrar mucho dinero a la empresa.

En esencia, una asesoría fiscal de calidad es clave para toda Pyme. Y en tiempos de pandemia, aún más. Llámanos. Estaremos encantados en acompañarte: 977449033

Jordi Palomo

Gerente de Palomo Consultors, SL.

0 Comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.